Agustí Rellotgeria nace de una trayectoria familiar de los años 50 en una pequeña tienda ubicada en la Ronda Sant Antoni en el centro de Barcelona. 

El primer establecimiento estaba ubicado en la entrada de un edificio regio, muy comunes a medios del siglo pasado en el centro de la ciudad condal. Este era regentado por Agustín Abellanas Marco, que estaba especializado en la venta y reparación de relojería, joyería y bisutería.

A principios de los años 80, y gracias a la buena trayectoria del negocio, decidió abrir una segunda tienda en la misma avenida. Esta seria gestionada por su hijo Agustín Abellanas Molleví, especializándose también en la misma actividad sectorial que su padre. 

Aunque a medios de los años 90, con la entrada de la electrónica en la sociedad, decidió apostar por una innovadora marca de relojes deportivos finlandesa denominada Suunto, siendo uno de los pocos establecimientos de España en tener este producto tan distinguido durante esa época. 

Con la entrada al nuevo milenio y el auge de la marca Suunto por toda Europa, tanto padre como hijo, decidieron volverse a juntar en un solo establecimiento para poder centrarse en la especialización de esta marca para convertirse en uno de los puntos de venta y reparación más reconocidos en todo el territorio peninsular y europeo. 

Debido a la buena trayectoria y con la adquisición de Punto de Servicio Técnico de la marca finlandesa, se determinó cambiar de establecimiento para poder recibir más volumen de trabajo en cuanto a reparaciones y también para poder apostar por otras marcas de relojería como Citizen, Nowley y Kronaby. Además, también se adquirieron productos accesorios a la actividad física como las herramientas multiusos Leatherman, y los productos de hidratación de Nalgene y Bluedesert. 

A día de hoy, Agustí Rellotgeria es uno de los establecimientos de referencia en asesoramiento y reparación en ordenadores deportivos, gracias a la buena visión de negocio así como al esfuerzo y dedicación por su trabajo.